¿La primavera la sangre altera?

Los seres humanos somos parcelas indivisibles y todos los cambios que se producen a nuestro alrededor afectan a nuestro organismo, estado de ánimo, formas de comunicarnos, relacionarnos… y por consiguiente también a nuestra erótica.

Según el doctor Daniel Cardinoli los seres humanos tenemos un calendario biológico que varía atendiendo a las diferentes estaciones del año, dependiendo de la estimulación hormonal, diferente en cada una de ellas con motivo de la influencia de los factores ambientales en nuestro organismo.

Durante la primavera se produce una subida de las temperaturas y un incremento de las horas de luz solar. Esta mayor exposición a la luz solar puede influir en nuestro comportamiento erótico por varios motivos.

El premio Nobel y descubridor de la Vitamina C Szent Gyorgy, afirmó que muchas encimas y hormonas tienen color, de modo que son sensibles a la luz solar, por lo que concluyó que ésta incide directamente en nuestro estado de ánimo, gestión del estrés, incluso en la fertilidad.

Con el aumento de las horas de luz propio de la Primavera disminuye la secreción melatonina (relacionada con el letargo invernal) y aumenta la producción de endorfinas, unas sustancias que produce nuestro organismo de forma natural (las llamadas moléculas de la felicidad) para conseguir atenuar el dolor y/o producir sensación de bienestar, así como los niveles de feromonas,  noradrenalina, oxitocina, dopamina y serotonina, hormonas encargadas, entre otras cosas, de favorecer la atracción entre individuos de la misma especie y que influyen positivamente en nuestro estado de ánimo y por consiguiente en nuestra libido.

La mayor exposición a la luz solar también conlleva un incremento de los niveles de vitamina D, que alcanza sus niveles más bajos durante los meses de invierno. Los últimos estudios apuntan a que un ascenso de esta vitamina se traduce en un aumento de testosterona (la hormona sexual masculina) en sangre  y por ende del Deseo Erótico.

La subida de las temperaturas propias de esta Estación también juega un papel muy importante en nuestra erótica. Durante los meses de invierno nuestro organismo gasta gran parte de su energía en protegerse de las bajas temperaturas, con la llegada del calorcito se produce un ahorro energético que nos hacer sentirnos más activos y vitales lo cual favorece nuestra libido.

Fruto de la acción de estas hormonas, vitaminas y sustancias, por regla general, los días soleados nos encontramos de mejor humor, más enérgicos, con más ganas de salir,  de hacer actividades al aire libre, lo cual conlleva una mayor predisposición a las relaciones sociales y evidentemente también a las eróticas. Por lo que podemos afirmas que sí, efectivamente la primavera la sangre altera, aunque no todo el mundo experimenta sensaciones tan placenteras con el cambio de estación. Hay quien sufre el efecto contrario, al menos durante las primeras semanas. Es lo que conocemos comúnmente como “astenia primaveral“, que se caracteriza por un profundo cansancio,  agotamiento y falta de energía. Su principal causa es la disminución de betaendorfinas en el plasma (sustancias que regulan el sistema bienestar-malestar) y para combatirla lo mejor es descansar y dormir todo el tiempo que nuestro cuerpo necesite (y que podamos permitirnos), practicar algo de ejercicio, actividades de relajación y seguir una dieta completa y equilibrada.

Otro de los fenómenos que complica el disfrute de esta estación son las alergias, sobre todo aquellas a los pólenes y gramíneas. A pesar del malestar físico que sus síntomas provoca, estornudos, picor e hinchazón de ojos, irritaciones cutáneas, asma…,  los antihistamínicos, los fármacos encargados de combatir o reducirlos tienen un efecto analgésico que pueden provocar sensación de cansancio,  apatía lo cual disminuye nuestro deseo erótico.

Independientemente de cómo influyan los factores externos en nuestro organismo, la subida de temperaturas hace que nos despojamos de muchas de las prendas que nos han acompañado durante los meses de invierno. Escotes, minifaldas, prendas más ligeras que dejan entrever nuestra silueta se convierten en otro de los grandes estimulantes de nuestro deseo erótico en esta época del año.

Y no podemos pasar por alto que durante esta época del año se celebran gran cantidad de Romerías, Fiestas, Ferias…. espacios de encuentro en los que se mezcla la diversión, el buen humor, música, el baile, la predisposición a pasarlo bien, los amigos que hace tiempo que no vemos, aquellos que acabamos de conocer…. Todos ellos factores que favorecen no sólo las relaciones sociales sino también las eróticas.

La Primavera es una época del año que estimula nuestro deseo erótico por diversos motivos, depende de nosotros sacarle el máximo partido y aprender a trasladar todo lo bueno que la llegada del sol y la subida de temperaturas nos traen, a otras estaciones del año o momentos en los que nos sintamos más bajos de ánimo.

Diviértanse y disfruten de la primavera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>