Respuesta Sexual: tipos.

Mucho se ha hablado de las diferencias sexuadas entorno al orgasmo, de si el orgasmo femenino es más o menos intenso que el masculino, de la capacidad multiorgásmica de unas, de la rapidez de otros… Y lo cierto es que del mismo modo que no podemos decir que existan hombres y mujeres puros, es decir, que sólo posean caracteres sexuales masculinos o femeninos (como ya hemos dicho en otras ocasiones todos somos intersexuales, todos poseemos mucho o poco del otro sexo), tampoco podemos asegurar que exista una forma de desear y satisfacer nuestros deseos o conseguir el orgasmo estrictamente masculina o femenina. Pero lo cierto es que se producen varias coincidencias en cuanto a formas de excitación, tiempos, sensaciones, etc… entre individuos de un mismo sexo, que nos hacen hablar de tipos de orgasmos frecuentes o más comunes en uno u otro sexo.

Otra de las preocupaciones de investigadores y amantes han sido las vías de acceso, sobre todo en el caso de la mujer, orgasmo clitorioano Vs orgasmo vaginal, y la intensidad de los orgasmos en relación a éstas. Lo que ha dado lugar a la proliferación de zonas que se presentan como el núcleo de nuestro placer,  punto G, Punto P…

Como ya dijimos en el anterior post, el orgasmo es un fenómeno psicofisiológico en el que están involucrados cuerpo y mente, gozando ésta de un papel más relevante pues en último término es nuestro cerebro el encargado percibir y traducir en excitación los estímulos eróticos que recibe por diferentes vías y el responsable de darle a éstas un significado placentero. Con lo cual el orgasmo, si se encuentra en algún sitio, es en nuestro cerebro. Por tanto si hay algún tipo de orgasmo este es el cerebral.

Una vez que hemos dejado claro que el orgasmo es un fenómeno diverso y subjetivo y por ello único y libre al que podemos acceder por diferentes vías todas ellas igual de legítimas y placenteras,hablaremos ahora de las tres formas más comunes, tres tipos de Respuesta Sexual si se quiere:

 

Diferenciamos tres formas de llegar o experimentar el   orgasmo sujetos a ser experimentados por cualquiera de nosotros a lo largo de nuestra vida.  Pues el hecho de que sintamos uno u otro no sólo depende de nuestras peculiaridades, sino también del objetivo que persigamos en nuestros encuentros eróticos, de las expectativas, el contexto en que se producen, estado de ánimo, grado de intimidad con la pareja…, es decir de una serie de factores externos que también inciden en la experiencia orgásmica y por ende en la satisfacción. Los seres humanos no somos parcelas indivisibles, sino que todo está interconectado. Todo aquello que suceda en nuestra faceta de trabajador, padre o amigo también influirá en nuestra erótica y viceversa.

Pero veamos ya en qué consiste cada uno de estos tipos de Respuesta Sexual u Orgásmica:

ORGASMO TIPO “A”: Uniorgasmo. Como vemos en la gráfica, la fase de excitación siguen una línea ascendente que va in crescendo hasta llegar a la fase de meseta, donde se mantiene el nivel de excitación alcanzado durante unos minutos, para posteriormente volver a crecer hasta alcanzar su punto más elevado en la fase de orgasmo.  Tras esta fase, que suele ser bastante intensa, llega la etapa de resolución, aquella en la que los niveles de ritmo cardiaco, respiratorio, temperatura, tensión muscular, etc… vuelven a su estado habitual, en este caso de forma casi repentina, a gran velocidad. Tanto el deseo como la excitación caen en picado tras el orgasmo, de manera que es prácticamente imposible volver a iniciar el proceso en un periodo de tiempo relativamente corto. La persona necesitaría un periodo de recuperación (periodo refractario) de varias horas (que variará dependiendo de su condición física, edad, contexto, estimulación…) para volver a iniciar un encuentro erótico.

Este tipo de orgasmos en el que la fase de resolución se produce de forma súbita tras el orgasmo suele ser el más común entre los hombres y poco frecuente entre las mujeres.

ORGASMO TIPO “B”: En este tipo de orgasmo la fase de excitación y la de meseta no son tan lineales como en el anterior (no hay una subida tan marcada), sino que se producen varios picos de intensidad y son más extensas en el tiempo. Tras la fase de orgasmo, quizá menos intensa que la anterior, no suele haber un periodo de resolución como tal, de manera que la excitación y el deseo se mantienen pudiendo volver a experimentar de nuevo otro orgasmo si se continúa la estimulación, con lo cual el motivo para dar por finalizado el proceso no es la ausencia de éstas, sino que tienen más que ver con factores como cansancio, falta de tiempo, etc…

Algunos autores han llamado a los orgasmos experimentados de esta forma orgasmos de meseta por considerar que no se experimenta ese máximo de excitación ni esas sensaciones tan intensas propias de la fase de orgasmo.

Aunque suele ser más común en mujeres que en hombres, si estos logran el control de su eyaculación, consiguiendo disociarla del orgasmo pueden lograr experimentar varios orgasmos antes de eyacular y perder la erección.

ORGASMO TIPO “C”: Aunque es muy similar al tipo “A” la diferencia radica en que en éste la fase de excitación y meseta no siguen una línea ascendente tan marcada y el proceso de resolución no es tan brusco, de manera que el deseo y la excitación no se pierden por completo tras el orgasmo y esto da lugar a que pueda iniciarse el proceso tras un breve periodo refractario o de recuperación.

Este tipo de orgasmos aún siendo más común en mujeres también se da en algunos hombres, sobre todo en aquellos de edades más tempranas.

Como vemos la Respuesta Sexual es mucho más rica y variada de lo que podríamos imaginar, son muchos los motivos, razones y fines que nos pueden llevar a iniciar un encuentro erótico, diversos los estímulos que nos pueden excitar e infinitas las formas de satisfacer nuestros deseos.

Alrededor de un 80% de las dificultades eróticas motivadas por la insatisfacción erótica de las parejas, responden a cuestiones educaciones o psicológicas. Pocas de estas consultas tienen que ver con causas orgánicas, sino que están más relacionadas con falsas ideas acerca de cómo han de ser los encuentros eróticos, cómo se ha de conseguir el orgasmo o la imposición de éste como la menta a alcanzar. Aquí te hemos ofrecido una serie de ideas que pueden ayudarte a entender un poquito mejor qué es y en qué consiste la Respuesta Sexual, ahora te invito a que explores tu placer, a que dialogues con tu cuerpo, a que fantasees, a que intentes localizar las llaves de tu goce y las de tu pareja si la tienes, a que te des permiso para disfrutar y te dejes llevar, a dejar las metas y objetivos a un lado y disfrutar del momento, del aquí y ahora.

En una ocasión un periodista preguntó a Picasso por qué diría él que es un genio y… Picasso contesto: porque yo no busco, encuentro. A veces la clave de nuestro placer reside precisamente ahí, en no buscar, en no plantearnos metas, sino en encontrar, en aprender a disfrutar del presente.

Os invito a dejar de buscar y disfrutar del placer de encontrar. 

¡Feliz día!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>