Conozcamos un poquito mejor la masturbación

Como os contaba ayer, sensasexus.com vuelve a las ondas y hemos querido inaugurar nuestra sección de sexo en “El expreso de la mañana” de www.sevillawebradio.com con un tema que ha dado mucho que hablar en los últimos días, la masturbación, probablemente una de las prácticas eróticas más perseguidas a lo largo de la historia de Occidente y sobre la que a pesar de todo lo que se ha hablado parecen no quedar muy claros algunos conceptos, mitos o falsas ideas. Por ello a continuación doy respuesta a algunas de las preguntas más comunes que han llegado a mi consulta:

¿Qué es la masturbación? Y… ¿Para qué sirve?

La masturbación o el autoerotismo como a mí  me gusta llamarlo es una estrategia de aprendizaje que nos ayuda a descifrar las claves de nuestro placer ya que nos permite tomar conciencia de nuestro cuerpo, conectar con él y con las sensaciones que al estimularlo experimentamos. Por ello es una de las técnicas más eficaces y eficientes en el aprendizaje orgásmico, porque sí, a tener orgasmos se aprende, nadie nace sabiendo, y se aprende a través de la autoexploración, conociendo, tomando conciencia y conectando con el propio cuerpo y las sensaciones que su estimulación produce.

¿Recomiendas la masturbación a tus clientes?

Dependiendo del tipo de demandan por el que se acude a terapia, a veces ésta es una estrategia de gran utilidad para aprender a resolver pequeñas dificultades, como puede ser el caso de impotencias, eyaculaciones precoces, los mal llamados vaginismo, incluso en casos de deseo hipoactivo, lo que comúnmente se conoce como ausencia de deseo. Pero además de todo ello, la masturbación es como decía una estrategia que nos ayuda a conocernos mejor y por ello facilita el aprendizaje orgásmico, el hecho de que cada uno de nosotros tome conciencia de cómo puede despertar ciertas sensaciones placenteras y satisfacerlas, definir qué es lo que desea, lo que le gusta o le apetece y cómo quiere satisfacerlo, resulta de vital importancia cuando nos decidimos a compartir nuestro placer con otro, a gestionarlo en pareja, es decir, a tener un encuentro erótico. A veces conozco a parejas cuya queja es que el otro no sabe hacerme gozar, no sabe hacerme disfrutar… y al indagar descubres que él o ella tampoco sabe muy bien cómo hacerlo, nunca se ha parado a pensar qué es lo que desea, cómo le gusta satisfacer ese deseo. Por ello la masturbación no sólo nos ayuda a conocernos mejor, sino a tomar conciencia de nuestra responsabilidad para con nuestro placer y a definir con más facilidad qué tipo de encuentros eróticos queremos, qué esperamos de ellos y cómo deseamos que sucedan. Pero ¡ojo! No por ello estoy diciendo que aquellas personas que no se masturben  no logren una vivencia satisfactoria de su sexualidad o sean incapaces de lograr unos encuentros eróticos satisfactorios. Hay quien es capaz de correr 10 km sin haber hecho un entrenamiento previo y hay quien necesita prepararse para poder correr esos 10 Km. Como todo dependen de las cualidades, necesidades, capacidades… de cada uno. Y por supuesto tampoco estoy prescribiendo la masturbación, simplemente considero que mi deber como sexóloga es aportar ideas desde el rigor científico, al margen de dogmas o ideologías, que permitan a las personas conocer y aceptar su sexo y sobre todo aprender a disfrutar de él desde criterios únicos y personales de acuerdo a su goce, deseos, valores, expectativas, creencias…

¿Qué perjuicios puede entrañar la masturbación?

Creo que el único daño que la masturbación puede ocasionar a quien la practica es el sentimiento de culpa o de traición que entraña cuando ésta entra en el conflicto con sus creencias religiosas, valores, noción de sexualidad, educación…

¿Quiénes se masturban más hombres o mujeres?

Lo cierto es que aunque las estadísticas siguen diciendo que los hombres se masturban más que las mujeres (a pesar de que ambos mienten y es que los hombres suelen exageran en cuanto a la frecuencia con la que recurren al autoerotismo mientras que las mujeres lo hacen a la baja) creo que esta tendencia se ha igualado bastante en los últimos años. Ha habido muchos movimientos que han apostado por la sexualidad femenina y que han contribuido a visibilizar y darle el respeto que merece el placer femenino que no es igual que el masculino ni está subordinado a él. Y sobre todo porque se ha promocionado una visión mucho más amplia de la sexualidad humana y sus funciones, asumiendo que a parte de una función reproductiva ésta cumple también un papel  relacional (nos ayuda a comunicarnos emocionalmente con nuestra pareja y conocer mejor nuestro cuerpo y a dialogar con él) y recreativo (nos permite disfrutar, gozar, satisfacer nuestros deseos eróticos sean cuales sean, en solitario o en pareja).

¿Es normal masturbarse?

¿Es normal cenar un plato de cocido con su correspondiente tocino, morcilla…? Pues probablemente para muchos no, pero esta es una de sus cenas preferidas de mi abuelo con 95 años. Él lo ve totalmente normal, porque forma parte de su estilo de vida, por le resulta agradable, le gusta y no le hace ningún mal. Con la masturbación como con el resto de prácticas eróticas sucede un poco lo mismo. Las que para unos gozan de legitimidad para otros no y algunos incluso se escandalizarán. Pero todas ellas son igual de lícitas y si ha de haber algún agente de legitimación en la sexualidad humana, este ha de ser por un lado el GOCE, la satisfacción que el ejercicio de dichas prácticas nos produzca y por otro el RESPETO a la diversidad de opiniones, posturas y formas de vivir, expresar y satisfacer la sexualidad de cada cual, entendiendo que ésta es una dimensión individual, personal, que cada uno tiene la suya. A mí me gusta parafrasear a Silberio Saéz y decir que la sexualidad es al sexo lo que la personalidad es a la persona.

El problema viene cuando intentamos controlar lo privado con las normas de lo público, entonces caemos en el error de jerarquizar, normativizar, dualizar… e inevitablemente a generar malestar entre aquellos que sienten que se quedan fuera de la mayoría.

Por ello los sexólogos creemos que nuestra función no es la de actuar como líder, árbitro o juez en cuestiones de alcoba, no porque seamos menos valientes que algunos tertulianos, expertos o ministros, sino porque consideramos que como dice un buen maestro, Carlos de la Cruz, nuestra tarea no es generar obediencias sino coherencias, es decir permitir que las personas conozcan y acepten su sexo y  sobre todo aprendan a disfrutar de él desde criterios únicos y personales, de acuerdo a su goce, deseos, valores, expectativas, creencias… de manera que cada cual decida y defina qué está dentro de su “normalidad”.

¿La masturbación es buena o mala?

Hoy en día no sólo sabemos que la masturbación no entraña ningún riesgo para nuestra salud sino que además el autoerotismo contribuye entre otras muchas cosas a mejorar la calidad de nuestras relaciones eróticas, pero ello no nos puede hacer caer en el error de las prescripciones porque de este modo estaríamos igualmente adoctrinando, intentando dirigir la erótica de los demás. Y como decía el maestro G. Marañón (uno de los padres de la sexología sustantiva en España) ser liberal, amigos míos, es no intentar convencer a tus vecinos de tus ideas, sino tratar de vivir con ellos, con las ideas diferentes. Y en esta línea hemos de caminar los profesionales de la sexología.

¿Qué beneficios puede tener la masturbación?

A parte de su función didáctica en cuanto a lo que el aprendizaje orgásmico se refiere la masturbación nos ayuda a hacer las paces con nuestro cuerpo y es que al aprender a disfrutar de él lo miramos desde otra perspectiva, además de las cosas negativas, ese michelín, ese pecho pequeño… apreciamos también lo positivo que tenemos y que nuestro cuerpo nos puede dar y esto es más importante de lo que parece a la hora de construir nuestro autoconcepto.

Pero además nos ayuda a definir mejor que tipo de encuentros eróticos queremos, a ganar en seguridad y por ende a poder gestionar mejor qué vamos a hacer. Pero además de todo esto está comprobado que mejora el estado de ánimo en cuadros depresivos, por la liberación de endorfinas (las llamadas hormonas de la felicidad) y cortisol una hormona que genera nuestro propio cuerpo y que nos ayuda por ejemplo a metabilozar mejor las grasas, hidratos de carbono o proteínas, a reducir los síntomas de enfermedades inflamatorias, reumáticas y alergias y en el caso de los hombres además  a prevenir el cáncer de próstata.

La masturbación puede ayudarnos también a aliviar la ansiedad o algunos tipos de migrañas, relajarnos, prevenir síndrome premenstrual o dolores lumbares entre otros…   Sin embargo no quiero que se entienda que yo estoy prescribiendo la masturbación, en cuestiones de sexualidad cuantas menos normas, mandatos, preceptos o recetas mejor.

Si no entraña ningún riesgo para la salud… ¿Por qué se cree que la masturbación es perjudicial? ¿De dónde vienen esas ideas?

Principalmente por dos errores o malinterpretaciones históricas: una religiosa y otra de carácter médico.

La primera tiene que ver con la historia de Onán, el personaje bíblico quien tras la muerte de su hermano mayor debía casarse con su cuñada (como ordenaba la ley judía) para darle hijos, los cuales no serían considerados suyos sino  de su difunto hermano, con lo que Onán pasaría a un segundo plano en el reparto de la herencia de su padre, de acuerdo a la Ley de primogenitura que imperaba en aquel momento. Por ello Onán, para no darle hijos a su cuñada cuenta la Biblia en su libro del Génesis que vertía fuera de Tamán y por ello fue castigado por Dios.

De este relato hubo dos interpretaciones, por una parte se entendió que Onán fue castigado por verter fuera de Taman y otra, que además de por este hecho, por violar la Ley del Matrimonio por Levirato,  Onán fue castigado por su codicia al pretender quedarse con toda la herencia de su padre no dándole hijos a Taman. Como todos sabemos la interpretación que se popularizó y difundió fue la primera, la que explica que Onán fue castigado por verter fuera de Taman, y de ahí la idea de que eyacular fuera de la vagina  fuese pecado, el pecado de Onán, el onanismo, que erróneamente se asoció a la masturbación, porque como vemos lo que narra la Biblia no es una masturbación sino un coito interruptus.

Y el segundo error se le atribuye al médico suizo M. Tissot, quien tras observar que la mayoría de los pacientes del manicomio en el que trabajaba se masturbaban, y dar  por supuesto que el resto de la población no lo hacía, concluyo en su libro “El Onanismo” que la masturbación era el origen de muchas de estas enfermedades, lo que supuso el origen de otras muchas malinterpretaciones y estudios que pretendían demostrar sus efectos nocivos, la mayoría de ellos de dudo rigor científico.

Espero haber aclarado vuestras dudas y sobre todo haber generado más preguntas.

¡Sean felices!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>