Claves para mejorar la satisfacción en pareja IV. Límites en pareja.

DISFRUTAR DE LA FAMILIA Y LOS AMIGOS, otros de los grandes propósitos de año nuevo, PERO GUARDANDO LAS DISTANCIAS DIRÍA YO:

Una pareja son dos sujetos más la trama de interacciones que suceden entre ellos. O como diría una persona muy sabia que conozco, dos mundo distintos que se unen para formar uno nuevo. Un mundo que se va a construir fruto de la relación de sinergia entre ambos y que no va a suponer el fin de ninguno de ellos, es decir, que nos unamos para convivir en pareja, que decidamos compartirnos con otra persona no significa que tengamos que perder nuestra individualidad, que no podamos seguir desarrollándonos como sujetos individuales.  Para garantizar esto es necesario establecer una serie de límites, de fronteras que nos ayuden a delimitar los tiempos, los espacios, las interacciones, los subsistemas familiares… a fin de preservar la intimidad de la pareja.

Podemos distinguir dos tipos de límites:

  •       Límites intradiádicos: Serían las líneas demarcadoras con respecto al otro miembro de la pareja. Dónde acabo yo y dónde empiezas tú.
  •         Límites Extradiádicos: Serían las líneas demarcadoras con respecto a terceras personas. Dónde acaban los demás y dónde empieza la pareja.

La garantía de estos límites radica en el equilibrio entre su claridad y permeabilidad. Han de estar claramente definidos, tanto para la pareja como para los más cercanos a ella, pero no por ello resultar rígidos e infranqueables.

Mantener este equilibrio no es fácil. Por ejemplo, cuando los límites intradiádicos (entre los dos miembros de la pareja) son difusos se impide el crecimiento y desarrollo personal, al no estar definidos pueden dar lugar a situaciones en las que uno de los miembros de la pareja se sienta invadido. Esto sucede sobre todo al inicio de las relaciones de convivencias en las que se están sentando las bases de la convivencia, los espacios, los tiempos…. Por otro lado, cuando estos límites intradiádicos son demasiado rígidos dificultan la intimidad y compromiso de la pareja, de vital importancia para que ésta crezca, para que vayamos formando ese mundo nuevo, pues no da lugar a espacio o tiempos de de encuentro en los que la pareja pueda compartirse.

En el caso de los límites extradiádicos (con respecto a terceras personas) mantener su equilibrio tampoco es fácil, sobre todo en una cultura como la nuestra en la que tenemos un sentido familiar tan extenso. Otorgar demasiado protagonismo a las familias de origen, a los hijos o los amigos en la pareja pueden hacer que a veces nos sintamos invadidos (los consejos de amigos o familiares a veces son un arma de doble filo, pues los sitúan como aliados de uno u otro miembro de la pareja y por ende como enemigo del otro). La sensibilidad parental es necesaria para generar un vínculo de apego respecto a los hijos que nos ayude a construir la entidad familiar y a sentirnos parte de ella, pero como todo en su justa medida. Con frecuencia encuentro en consulta lo que yo he llamado “padre marginado”, estructuras familiares en las que uno de los progenitores, generalmente el padre, ha sido desplazado a un segundo plano, de manera que el matrimonio parece estar formado por la madre y uno o varios de los hijos, lo cual no sólo rompe el esquema familiar sino que además daña bastante la relación de pareja, pues uno de los progenitores siente que su relación es un triángulo y no un dúo. Pero la rigidez de estos límites tampoco resulta de mucha ayuda en esto de la gestión de la relación de pareja, ya que suele conllevar tendencias de  aislamiento, repercutiendo en un empobrecimiento de la relación de pareja al no compartir y enriquecerse de las experiencias o las aportaciones de otros, o dificultar la afectividad, comunicación y apego con los hijos cuando los subsistemas pareja – hijos están demasiado definidos y no se permite interacción.

Con lo cual yo os invito no sólo a definir vuestros límites en pareja sino a intentar equilibrarlos para sacarles el máximo partido. Pero ¡ojo! no he dicho que sea tarea fácil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>