Es el alcohol un estimulante erótico??

La publicidad, las canciones, las tradiciones y fiestas populares… nos han llevado a pensar que el tándem alcohol y encuentros eróticos era una combinación perfecta, sexo, drogas y rock and roll. Sin embargo la ciencia nos demuestra que esto no es así. Como cualquier otra droga el alcohol es un peligroso enemigo no sólo para la Respuesta Sexual, sino también para el crecimiento erótico y las relaciones de pareja.

Ninguna droga de las conocidas hasta ahora aumenta el Deseo Erótico. Este hecho tiene más que ver con las expectativas generadas en torno al consumo de la sustancia y el contexto en que éste se produce, que con los efectos que provoca en nuestro organismo.

¿Es el alcohol un estimulante sexual?:

En nuestra cultura el alcohol es una droga socialmente aceptada (legal), está presente en muchas de nuestras celebraciones y por ello está muy ligada también a nuestra erótica. Gran parte de las relaciones de pareja o los encuentros eróticos, surgen en el contexto de  una fiesta y muchos de ellos bajo los efectos del alcohol. Por lo que existe la creencia generalizada de que el alcohol es un estimulante sexual, que despierta nuestro Deseo Erótico, una idea justificada por su efecto desinhibidor, pero que no es cierta.

El alcohol actúa como un potente depresor del Sistema Nervioso Central que puede alterar nuestro comportamiento habitual facilitando la pérdida de control de algunas emociones y la desinhibición de conductas, tabús o prejuicios que en estado sobrio controlamos, incluso reprimimos. Es por ello que al principio nos haga sentir más desinhibidos, ser más atrevidos, menos tímidos, más sociables… lo que nos lleva a pensar que facilita o mejora los encuentros eróticos. Pero su efecto inhibidor también afecta a zonas del cerebro implicadas en la erección que dificultan que ésta se alcance o se mantenga.

En palabras de Shakespeare: provoca el deseo pero frustra su ejecución.

Cómo afecta el alcohol en la R.S.H:

  • El consumo frecuente de cantidades elevadas de alcohol puede ocasionar problemas irreversibles de salud que pueden afectar seriamente a la Respuesta Sexual: trastornos neurológicos, vasculares, hepáticos, malformaciones fetales…
  • Además de los problemas de erección derivados del consumo de alcohol, muchas otras dificultades eróticas, disfunciones sexuales, pueden originarse en encuentros eróticos bajo los efectos del alcohol. La dificultad para logar la erección como consecuencia de un consumo abundante de alcohol en un momento puntual, puede convertirse en el origen de lo que comúnmente conocemos como impotencia, ya que con frecuencia quien sufre esta experiencia lo vive como un fallo personal y no como un hecho derivado de la ingesta de alcohol, lo cual puede generar sentimiento de ansiedad asociados a los encuentros eróticos que pueden perpetuar dicha dificultad. Profecía autocumplida. La angustia que nos produce el hecho de pensar que pude volver a pasar, es lo que hace se cumplan nuestra peores sospechas.

Respuesta Sexual Femenina:

  • Un consumo excesivo reduce el flujo sanguíneo vaginal retardando así la excitación y por consiguiente el orgasmo, que suele ser menos intenso, incluso doloroso debido a una deficiente lubricación.
  • Anorgasmia.

 A pesar de que bajo los efectos del alcohol la intensidad de los orgasmos es menor, muchas mujeres tienen la impresión de experimentar sensaciones más intensas y esto tiene más que ver con su efecto desinhibidor que con los efectos que produce en nuestro organismo. Al sentirse más liberadas consiguen abandonarse al placer, algo que a menudo nos resulta complicado y en especial a las mujeres que, en ocasiones, durante los encuentros eróticos estamos más pendientes de si notará que no me he depilado, que tengo michelines o si le gustará lo que le hago… que de lo que está sucediendo en ese momento.

Respuesta Sexual Masculina:

  • Dificultades para logar o mantener la erección a partir de los 0,5 gramos por litro en sangre.
  • Disminuye el goce e intensidad del orgasmo.

Riesgos del consumo de alcohol asociados a la sexualidad:

Muchas parejas jóvenes, ante la ansiedad y la presión que en ocasiones producen los primeros encuentros eróticos, recurren al alcohol para relajarse, para lanzarse… y claro, la inexperiencia, los nervios, las altas expectativas en torno a las encuentros eróticos y los efectos del alcohol crean un bomba de relojería que a veces tiene las peores consecuencias.

  • No podemos pasar por alto que, como un potente desinhibidor el alcohol reduce la percepción de peligro y por ello aumentan las prácticas de riesgo bajo sus efectos.

Gran parte de las Infecciones de Transmisión Genital y los embarazos no deseados se producen en encuentros eróticos bajo los efectos del alcohol. Y es que la falta de coordinación en nuestros movimientos o la visión túnel entre otros, dificultan un uso correcto de los métodos anticonceptivos de barrera (preservativo femenino y masculino). A esto hemos de sumarle que, la ingesta de alcohol reduce la eficacia de los anticonceptivos hormonales, y que os problemas gastro-intestinales (vómitos y diarrea) que a veces se producen derivados de un consumo excesivo pueden anular sus efectos.

  • Su poder desinhibidor hace que perdamos el control de nosotros mismos lo cual nos puede llevar a acceder a encuentros eróticos no deseados, con personas nos deseadas, prácticas que nos resultaban desagradables… que pueden generar grandes dosis de malestar.

Un encuentro erótico puede ser muy placentero, pero para que sea plenamente satisfactorio además hemos de tener un buen recuerdo de él.

  • Bajo los efectos del alcohol también se descontrola el respeto hacia el otro. Muchos episodios de malos tratos, agresiones sexuales… se producen bajo los efectos del alcohol fruto de nuestra incapacidad para controlar ciertas emociones.
  • Nuestro miedo al rechazo, nuestra dificultad para comunicar nuestros deseos o abandonarnos al placer hacen que en ocasiones recurramos al alcohol para “facilitar” nuestros encuentros eróticos. Convertir el alcohol en condición sine qua non para disfrutar de nuestra erótica entraña un gran riesgo, ya que puede originar situaciones de dependencia a esta sustancia.

La mejor forma de disfrutar de nuestros encuentros eróticos  es ser conscientes de ellos, sin perdernos ningún detalle.