LOS FETICHES

El término Fetichismo viene de la palabra fetiche que procede del portugués feitiço que quiere decir hechizoEn las sociedades primitivas, un fetiche  era un objeto al que se le atribuían cualidades mágicas, poderes especiales. De manera que a lo largo de la historia y en las diferentes culturas, podemos encontrar diversos artículos, situaciones o gestos que se han convertido en  fetiches, pudiendo diferenciar entre:

  • Fetiches religiosos: Todas las religiones poseen un objeto, gesto o acto al que se le ha dado un poder “mágico”, como puede ser la Cruz para los cristiano o la Jamsa para los islámicos. Hay quien lleva una Cruz o la estampa de algún Santo en el coche como protección o alcanza la paz consigo mismo tras el acto de confesar, y quien lleva a modo de colgante una Jamsa o Mano de Fátima para prevenir el mal de ojo.
 
  • Fetiches socioculturales  serían todos aquellos talismanes o amuletos, artículos, gestos o situaciones que no poseen un carácter religioso pero a los que les asignamos un poder especial, ligado en la mayoría de las veces a la suerte o las emociones. Por ejemplo: el otro día viendo una serie de televisión uno de los protagonistas decía ¡¡tío no encuentro mis calzoncillos de la suerte!! Hay quien le da un valor especial a una prenda porque el día que la llevaba puesta ligó o aprobó selectividad…  como hay quien guarda las entradas de los conciertos porque para él o para ella tienen un significado y un valor especial ya que los asocia a una persona deseada o querida o una situación placentera.
 
  • Fetiches sexuales. Si en el caso de los fetiches religiosos se le atribuían al fetiche poderes ligados con la protección o el perdón divino y en los fetiches socioculturales este valor estaba más ligado a la suerte o las emociones, en el fetichismo sexual el poder reside en la excitación y el goce erótico que dicho fetiche nos provoca. Se trataría de todos aquellos objetos, partes del cuerpo, gestos, olores…. a los que hemos dado un valor erótico especial frente a otros y que nos resultan excitantes.
Por lo tanto podemos decir que el fetichismo consiste en el deseo y/o excitación que nos provoca un objeto, característica, emoción o parte del cuerpo del sujeto deseado (o no) que hemos cargado de un especial valor simbólico y erótico frente a otros estímulos. 
De todo esto y mucho más hablaremos hoy en la sección de sexo de “El expreso de la mañana” en www.sevillawebradio.com.
No te lo pierdas!!