La masturbación, ¡Ya estamos con que la abuela es virgen!

“Cuando la gente se preocupa por ser normal,

a veces vive la tragedia de acabar siéndolo”

(Joserra Landarroitajaúregui)

Hace algunos días leíamos en ABC.es el siguiente titular ¿Cómo se evita la masturbación? Un artículo escrito por un equipo de profesionales de la Universidad de Navarra que forman parte del proyecto Educación de la Afectividad y Sexualidad Humana, a través del cual se ofrecen una serie de pautas para no caer en el ejercicio de dicha práctica. En el artículo no se afirma de forma explícita que la masturbación sea perjudicial para la salud, pero su título puede darnos algunas pistas sobre cuál es la postura de quienes lo firman ante el autoerotismo.  

Las consecuencias nefastas de la masturbación o sus beneficios se han convertido en protagonistas de incontables tertulias sobre sexualidad a lo largo de la historia y es que ésta es una práctica erótica universal. Ha estado presente en todas las civilizaciones y lo está en todas las culturas aunque no reciba el mismo tratamiento.

En la historia de Occidente ha sido probablemente una de las prácticas eróticas más perseguidas como consecuencia de dos grandes errores o mal-interpretaciones: uno teológico y otro médico.

El primero de ellos tiene que ver con la historia de Onán (de ahí la expresión onanismo) que se recoge en el libro del Génesis:

Génesis 38:7-10

Y Er, el primogénito de Judá, fue malo á los ojos de Jehová, y quitóle Jehová la vida.Entonces Judá dijo á Onán: Entra á la mujer de tu hermano, y despósate con ella, y suscita simiente á tu hermano.Y sabiendo Onán que la simiente no había de ser suya, sucedía que cuando entraba á la mujer de su hermano vertía en tierra, por no dar simiente á su hermano.10 Y desagradó en ojos de Jehová lo que hacía, y también quitó á él la vida.

Personalidades tan relevantes del Catolicismo como San Jerónimo de Estridón interpretaron que el pecado de Onán residía en el hecho de derramar su semilla (el semen) y este fragmento bíblico fue utilizado para condenar la masturbación.

Lo cierto es que no sabemos si Onán se masturbaría o no porque como vemos lo que se narra en la Biblia es un coitus interruptus  y probablemente lo que enfadase a Dios fuese más allá de su eyaculación extravaginal. Según marcaba la Ley Judía, a la muerte de su hermano Onán debía contraer matrimonio por Levirato con su cuñada Tamar y darle descendencia. Según esta Ley los hijos tenidos con Tamar no serían considerados suyos sino de su difunto hermano, por lo cual heredarían el derecho de primogenitura y desplazarían a Onán a un segundo lugar, por lo que otros muchos (quizá con menos poder divulgativo y de persuasión) afirman que independientemente, o además de violar las leyes del matrimonio levirato, el pecado de Onán fue la codicia al pretender apoderarse de toda la herencia de su padre.  ¡Ay! cuán distintas serían las cosas si se hubiese puesto tanto empeño en erradicar y condenar la codicia como la masturbación, probablemente tendríamos menos Gürtel, Nóos, ERE fraudulentos, etc…

Sea como fuere y conocida la historia de Onán la teoría del pecado a mi juicio cae por su propio peso.

Veamos ahora cuál fue el error médico que condujo a pensar que el autoerotismo era perjudicial para la salud.

A principios del siglo XIX el médico suizo M. Tissot especialista en enfermedades de los nervios como se conocía en la época a lo que hoy podríamos definir como psiquiatra, trabajaba en un manicomio donde apreció que la mayoría de sus internos se masturbaban y dando por supuesto que el resto de mortales no lo hacía concluyó que la masturbación era la fuente de todo los males de sus pacientes. Probablemente si hubiese ampliado la muestra de estudio sus conclusiones hubiesen sido otras, o no, ya que la sombra del pecado y la culpa planeaba muy de cerca en la sociedad del momento y quizá muy pocos hubiesen reconocido ejercer tal práctica.

La masturbación ha tenido muy mala prensa a lo largo de la historia en Occidente, Hoy en día sin embargo sabemos que el autoerotismo no tiene efectos nocivos, salvo el sentimiento de culpa que para aquellas personas que practicándolo lo consideran inmoral, pecaminoso, indecente…

Sabemos a demás que nos ayuda a conectar con nuestro cuerpo, a entender sus reacciones, sensaciones, sus cambios… en definitiva a conocernos mejor y por ello es una de las técnicas más habituales y efectivas en el aprendizaje orgásmico porque si amigos, nadie nace sabiendo y a tener orgasmos se aprende. Y se aprende tomando conciencia de nuestro propio cuerpo, de las sensaciones que experimenta, de nuestros deseos y formas de satisfacerlos, escuchando las señales que éste nos envía y dialogando con él. Pero esto no quiere decir que quien no se masturba no logre una vivencia satisfactoria de su sexualidad, no logre conocer, conectar y dialogar con su cuerpo. No podemos caer en el error de las prescripciones porque de este modo estaríamos igualmente adoctrinando, intentando dirigir la erótica de los demás de acuerdo a unas creencias y vivencias personales. Y como decía el maestro G. Marañón (uno de los padres de la sexología sustantiva en España) ser liberal, amigos míos, es no intentar convencer a tus vecinos de tus ideas, sino tratar de vivir con ellos, con las ideas diferentes. Y en esta línea hemos de caminar los profesionales de la sexología, nuestra labor como acostumbra a decir Carlos de la Cruz no ha de ser crear obediencias sino sembrar coherencias, ofrecer una educación sexual con rigor científico, alejada de doctrinas morales o ideologías, es decir una educación sexual desde la sexología que es la ciencia que estudia los sexos, los hombres y las mujeres y, una educación sexual con pedagogía, desde la que se aporten las herramientas necesarias a los sujetos para que puedan elaborar su personal y subjetiva noción de sexualidad. Y donde la diversidad sea entendida como un valor a cultivar que garantice que todas las sexualidades se sientan respetadas y representadas.

De qué nos sirve pasar de la culpa a la prescripción facultativa, de lo prohibido a los permisos, a fin de cuentas ambas posturas intentan dirigir nuestro desear. No sería más enriquecedor para todos apostar por la diversidad, promocionarla y cultivarla como valor y convertir el goce en el único agente legitimador de nuestro sexo, de nuestro modo de vivir y expresar nuestra sexualidad, nuestros deseos y formas de satisfacerlos.