La cuesta de enero también en pareja

La Navidad es un tiempo de amor, de paz, ilusión, reencuentro… pero por todo ello también es una época de desencuentros, de discusiones, de balance o evaluación de lo que ha sido nuestro año y de expectativas de cara al siguiente que nos hacen replantearnos muchos aspectos de nuestra vida. Y la relación de pareja es uno de ellos, por lo que no es casualidad que Enero sea uno de los meses en los que más divorcios se producen, año nuevo, vida nueva. Pero también uno de los meses en los que más visitas y consultas reciben los centros de atención a la pareja.

La Navidad se convierte a veces en una prueba de fuego para las parejas por varios motivos:

  • La probabilidad no falla y, cuanto más tiempo juntos mayor probabilidad de discusión.
  • Las relaciones con las familias de origen tampoco ayudan mucho en el asunto si no están muy definidos los límites con respecto a estos. En ocasiones alguno de los miembros puede tener la sensación de que su relación de pareja (incluso él/ella mismo/a) está siendo invadida por alguno/s miembro/s de la familia de origen de su pareja.
  • Los gastos extras.
  • Actividades en familia o con amigos, que a veces poco tienen que ver con nuestros gustos o intereses.
  • Las largas sobremesas, sobre todo cuando hay alcohol de por medio, a veces son fruto de discusiones o situaciones tensas que pueden ocasionar discusiones o conflicto en la pareja.
  • Las diferentes nociones y vivencias de la Navidad en los miembros de la pareja.
  • Unido todo ello a los propósitos de año nuevo, que nos hacen replantearnos el rumbo de nuestras vidas, nuestros deseos, expectativas o acompañantes para el próximo año, forman el cóctel perfecto para que nuestras dudas respecto a nuestra relación de pareja salgan a flote.

Como vemos la cuesta de Enero no sólo afecta al bolsillo sino también a las relaciones de pareja. Para las cuestiones económicas no se me ocurren muchas formas de ayudarte, pero en el terreno personal te invito a solicitar ayuda a un profesional en sexología (la ciencia que estudia los sexos, los hombres y las mujeres y sus interrelaciones), quien os ayudará a descubrir todas la potencialidades que aún tenéis como pareja, a devolveros la ilusión y enseñaros algunos truquitos para superar las dificultades en pareja.

Pedir ayuda no significa que hayamos fracasado como pareja o que tengamos más problemas que otras. Todo lo contrario, significa que no estamos dispuestos a dar por finalizada nuestra relación de pareja o a asumir ciertos cambios en ella que nos provocan insatisfacción sin luchar; pone de manifiesto que somos una pareja con más recursos que otras, que somos capaces de sentarnos a dialogar y decidir pedir ayuda, asumir nuestra vulnerabilidad y reconocer que a veces necesitamos la ayuda de otros para superar algunas dificultades. Por ello utilizando una expresión de Joserra  Landarroitajáuregui, maestro y compañero de profesión, yo siempre digo que “los terapeutas vemos parejas poco averiadas, porque las más averiadas no vienen a terapia”.

Si quieres saber más sobre el tema, te invito a escuchar la sección de sexo de “Las tardes de Radio Alcosa” del día 14 de Enero, en la que participo como experta en sexología.