Mitos con moraleja

Existen múltiples mitos en torno a la sexualidad humana, pero pocos como el que os presento a continuación, un relato cargado de enseñanzas que nos desvela el verdadero significado del sexo.

“¿Cuál es el origen de ese sentimiento que llamamos amor, cómo explicarlo?

Y Aristófanes, uno de los comensales, respondió de la siguiente forma:

— En el principio, antes de que fuéramos como somos, los humanos no teníamos las formas que tenemos ahora ni éramos como somos ahora. Aquéllos eran esféricos y redondos. Eran completos y autosuficientes. No tenían fisuras ni carencias. Cada uno se bastaba por sí mismo. No eran ni hombres ni mujeres sino ambos juntos. Eran andróginos.

Los comensales rieron. Aristófanes era conocido por su carácter cómico. En la vida real era un autor de comedias. Cuando las risas le permitieron hablar, Aristófanes siguió su relato.

— Por ser autosuficientes, eran altivos e insoportables. Y por eso fueron castigados. Un día Zeus, harto de ellos, mandó que los cortasen en dos, que los seccionasen. Y desde entonces los unos se vieron necesitados de los otros, buscando cada uno convivir con su otra mitad, justamente la otra mitad amputada.

Los comensales dejaron de reírse y vieron que Aristófanes, a pesar de su aire extravagante, había respondido a la pregunta con un fondo que les dejaba pensativos. Y el cómico concluyó:

— Desde entonces todos los seres humanos se buscan. Buscan la otra parte que les falta. Y por eso se atraen y cuando se encuentran se abrazan y se besan. Lo que hoy llamamos amor es la consecuencia de ese corte, de esa diferenciación.”

(Platón, El Banquete, 188-192, versión libre).

Si nos damos cuenta cuando en el último párrafo del texto Aristófanes dice: “lo que hoy llamamos amor es la consecuencia de ese corte, de esa diferenciación”, de lo que está hablando en realidad no es del amor, sino del sexo.

En latín la palabra corte, sección se conoce como sexus y de sexus deriva la palabra sexo que conocemos hoy en día,  por lo que “sexo” en su origen etimológico significa corte, sección y se refiere a este corte que dividió a los andróginos en dos, diferenciándolos entre andros y ginos, hombres y mujeres. De manera que el sexo es en sí mismo es diversidad, pues a partir de este corte nos diferenció como hombres y mujeres, pero también es agente de igualdad, pues nos sitúa a todos bajo la misma condición, la de seres sexuados, de uno u otro sexo, pero sexuados todos. Y es por ello que concluyamos que: EL SEXO NI SE HACE  NI SE TIENE, SE ES.  

De manera que hombres y mujeres no pueden ser considerados especies ni naturalezas distintas sino modalidades diferentes de la misma condición humana, la (condición) de sexuados, pues fruto de esta herencia de estos años en los que ambos sexos estuvieron unidos, en la actualidad ambos sexos siguen conviviendo en los individuos, estamos hechos de los mismos materiales y por ello todos poseemos mucho o poco del otro sexo, somos INTERSEXUALES.